Ormus, Minerales Monoatómicos, la nueva Alquimia

Ormus, Minerales Monoatómicos, la nueva Alquimia

Los Ormus, Super salud a través de la alquimia moderna, ¿que hay de cierto en esta nueva corriente de salud?

¿Que son los ORMUS u ORMES?

Una vez pasada la fiebre de la macrobiótica, la nutrición celular y la terapia ortomolecular, resuenan cada vez más fuerte la gemoterapia, una forma de medicina herbal o fitoterapia que utiliza remedios fabricados principalmente de tejido embrionario de varios árboles y arbustos, así como también las partes reproductoras y de tejidos nuevos de la planta o de la savia; la espagiría, nombre dado a la producción de medicinas a partir de plantas utilizando procedimientos alquímicos y las sustancias monoatómicas y diatómicas.

El conocimiento clásico nos enseña que las tres fases de la materia son gases, líquidos y sólidos; aunque hoy en día se conocen nuevos estados de materia como los plasmas, los condensados y los cristales fluidos.

Una cierta cantidad de sólidos, cristalizan en arreglos que denominamos metales. Pero lo que no aprendimos en el colegio, es que existe otra forma de materia llamada “monatómica”.

Los elementos monatómicos son conocidos también como elementos ORMUS o elementos en estado-m, y de acuerdo con las últimas teorías de la ciencia los átomos de la tabla periódica tienen la capacidad de ser diatómicos o pequeños “condensados” atómicos que se conocen en la comunidad científica como “Condensados ​​de Bose-Einstein”.

La parte principal de la tabla periódica de elementos contiene los llamados “elementos de transición”, lo que significa que pueden transformarse de metálicos a monoatómicos o diatómicos por medio de un proceso químico o a través de métodos alternativos (que algunos llamarían “química de la sombra” o “química arcana” O “alquimia”).

El oro, por ejemplo, puede tener propiedades metálicas cuando dos o más átomos de oro forman un microgrupo y propiedades cerámicas cuando se dividen en átomos separados como en el caso del oro monoatómico o polvo blanco en su estado “ormus”. Cuando el oro existe en el estado químicamente inerte (monoatómico) de átomos separados, se dice que sus propiedades cerámicas exhiben efectos superconductores a las temperaturas corporales humanas. Las propiedades químicamente inertes de los elementos monoatómicos permiten ingerirlos de forma segura para obtener grandes beneficios para la fisiología y el bienestar general.

 

 

Beneficios del Ormus

Los usuarios de estos iones monatomicos están describiendo una larga lista de beneficios, incluyendo el aumento de la resistencia y la energía, mejora de la función sexual, mejor inmunidad, sentirse más joven, y el aumento de la capacidad mental y la concentración.

Parecen extremadamente felices con los resultados que están experimentando. La razón de estos beneficios se debe a la capacidad de los elementos monatomicos para realzar las reacciones biológicas que ocurren en el nivel celular, y en los campos energéticos y eléctricos.

La salud comienza dentro de las células del cuerpo. Las reacciones necesarias para crear estos materiales sorprendentes producen una gran cantidad de hidrógeno. Cuando hay más hidrógeno en el cuerpo, se minimiza la tensión superficial del agua líquida. Después de tomar cualquier líquido a base de agua con baja tensión superficial de la molécula de agua, el efecto también reduce la tensión superficial de las paredes celulares permitiendo una mayor absorción nutricional y una utilización más eficiente del oxígeno que reemplaza el dióxido de carbono que de otro modo se pegaría en las células .

La comunicación de las células puede ocurrir no sólo por los métodos convencionalmente conocidos de productos químicos (tales como hormonas) e impulsos eléctricos, sino por medios más recientemente descubiertos que implican los fotones de luz. El cuerpo humano es un organismo bioeléctrico dinámico que no sólo requiere la conducción libre de circuitos bioeléctricos sino también el intercambio de una forma “pura” de información similar a la luz por medio de fibra óptica.

Las propiedades superconductoras de estos átomos transforman nuestros cuerpos a nivel celular, incluyendo nuestros órganos, músculos y tejidos del cerebro y del sistema nervioso, en superconductores de un flujo mucho más alto de fotones porque los monoatómicos son, en cierto modo, un “líquido Luz” o un “polvo de luz”. En cierto sentido, la presencia de partículas monoatómicas dentro del cuerpo cambia todo el organismo bioelectroquímico de ser “encadenado” con cableado simple de cobre a ser “instalado” con fibra óptica, que puede transportar miles de veces más información que una cantidad equivalente de cableado eléctrico.

De hecho, si se consume una cantidad demasiado grande, uno puede sin duda sentirse casi abrumado con demasiada energía. Este efecto energizante es causado por un aumento de la producción eléctrica bajo la influencia de estos elementos “superconductores”.

Este efecto es completamente diferente al de la cafeína o el azúcar presente en las bebidas convencionales. Está más en sintonía con el efecto de las vitaminas y hierbas para aumentar la eficiencia metabólica, pero también muy diferente, ya que opera a un nivel mucho más fino.

Estudios sobre el Ormus

Según los experimentos hechos a través de fotos con la cámara Kirlian,  parace ser que el campo eléctrico o el aura electromagnética del individuo realmente aumenta de tamaño e intensidad después de la ingestión de una fórmula monatómica.

David Hudson, un famoso investigador en el campo de los elementos de transición, identificó que un elemento metálico tiende a ser químicamente activo (tendiendo a oxidarse o corroerse), un conductor relativamente bueno de la electricidad y los cambios de temperatura. Mientras que los elementos monatomicos del mismo tipo actúan más bien como una cerámica que conduce mal la electricidad y el calor y tienen solamente características químicas neutrales. Y, según Hudson, bajo ciertas condiciones a temperatura ambiente, los átomos monatomicos actúan como superconductores.

Sin embargo, el Dr. Kogan en el Instituto de Mineralogía, Geoquímica y Química de Cristal de la Tierra Rara en Kiev, no está de acuerdo con todos los descubrimientos de Hudson como válidos. Sin embargo, los científicos rusos de ese mismo Instituto están de acuerdo en que los átomos en un patrón de reticulado que reaccionan como metales, también exhiben propiedades cerámicas mientras están en estado monoatómico.

Se han encontrado partículas mononómicas de todos los elementos pesados ​​de la sección central de la tabla periódica de los elementos.  También se han descubierto micro clusters de muchos otros elementos metálicos en esta misma parte de la tabla periódica. Mientras estos elementos no se bloqueen en una red, sus características se comportan de manera muy diferente que los mismos átomos que están bloqueados. En otras palabras, es el agrupamiento de átomos los que definen sus cualidades más que el número de neutrones y protones en el núcleo tal como se suponía anteriormente. Si estos átomos no están bloqueados en una red o agrupación de material, sus propiedades ya no son metálicas aunque tengan átomos idénticos.

Ahora entendemos que la forma monoatómica de un elemento exhibe características físicas y otras peculiaridades que son totalmente diferentes de su forma metálica.

De acuerdo con la literatura clásica, una de estas propiedades curiosas es que el ormus, o polvo blanco exhibe una fluorescencia, otro es su comportamiento como superconductor a la temperatura del cuerpo humano. Otro aspecto realmente sorprendente es la cantidad de beneficios y otros efectos interesantes que experimentan algunos usuarios después de ingerir algunos de estos elementos, especialmente el polvo monatómico de oro también conocido como oro blanco en polvo y oro ormus.

 

 

ENCONTRAR AQUI MINERALES ORMUS

 

Ormus, Minerales Monoatómicos, la nueva Alquimia

Me encantan tus preguntas y comentarios