El aceite de Lino o Linaza y sus Propiedades

lino

El aceite de lino o linaza se obtiene de las semillas de lino. Estas semillas se han comido desde tiempos antiguos ya además de un sabor agradable, que recuerda a las nueces, es muy nutritiva para la gente y también un buen alimento para los animales.

 

Propiedades del Aceite de Lino o linaza

Las investigaciones indican que los ácidos grasos omega 3 son importantes para mantener el corazón sano y ayudar a mantener la movilidad articular, así como para una piel sana. El aceite de semillas de lino está recibiendo actualmente mucha atención por parte de respetados nutricionistas de todo el mundo, ya que las investigaciones han demostrado que es una de las fuentes naturales más ricas del ácido alfa-linolénico u omega 3. El aceite de semillas de lino es una excelente alternativa a los aceites de pescado, puesto que el aceite obtenido presenta el 60% de su peso en ácido alfa-linolénico y contiene casi dos veces la cantidad de omega 3 por gramo de los aceites de pescado.

El aceite de lino o aceite de semillas de lino es también una buena fuente de ácido linoleico, el “progenitor” del ácido graso omega 6, por el que el aceite de prímula es tan conocido. El aceite de lino o linaza tiene unas propiedades muy interesantes ya que aporta Omega 3, combate el estreñimiento y alivia las enfermedades inflamatorias; otorga beneficios en el tratamiento de la diabetes, el colesterol y otras afecciones.

Las bondades del aceite de lino o linaza se encuentran en el interior de las semillas de lino. Este aceite tiene propiedades terapéuticas útiles para tratar enfermedades de la piel y cardiovasculares.

 

Beneficios del aceite de lino o linaza

  • Alivio contra el Estreñimiento: bien en aceite (una cucharadita al día) como en forma de semillas (se pueden añadir al yogur, como ingrediente de panes y bollos o si las dejamos cubiertas de agua toda la noche y las tomamos en ayunas) el cuerpo incrementa la frecuencia de movimientos intestinales y el número de días consecutivos yendo al baño.
  • Disminuye el colesterol y el riesgo de enfermedades cardiovasculares: en algunos estudios se ha comprobado que puede bajar los niveles totales de colesterol en un 9% y el LDL (el colesterol malo) en un 18%. Se ha demostrado que la ingesta de ácido linolénico disminuye los triglicéridos y previene la formación de coágulos dado que fluidifica la sangre e impide que los depósitos de colesterol malo (LDL) obstruyan las arterias. De esta forma se mantiene la presión arterial y se previenen los ataques cardiacos.
  • Proporción adecuada entre los Omega-3 y los Omega-6: el aceite de lino o linaza contiene una alta proporción de acido a-linolénico (omega-3) en relación al ácido linoleico (omega-6). Este equilibrio es básico para el metabolismo de las prostaglandinas que son moléculas importantes para la regulación de la inflamación, el dolor, la presión sanguínea, la función cardiaca, la función y las secreciones gastrointestinales, la función del riñón y el equilibrio de los fluidos, la coagulación sanguínea y la agregación plaquetaria, la respuesta alérgica, la transmisión nerviosa, la producción de esteroides y la síntesis de hormonas.
  • Por lo tanto, modificando el tipo de aceites de la dieta podemos manipular el metabolismo de las prostaglandinas. Esto puede ser muy importante en el tratamiento de las inflamaciones, artritis, alergias, altas presiones sanguíneas y muchos otros problemas de salud. El objetivo fundamental consiste en consumir un equilibrio entre omega-3 y omega-6 que lleve a una producción de prostaglandinas de la serie 1 y 3 lo que se puede conseguir incorporando un suplemento de aceite de lino a nuestra dieta.
  • Puede ayudar a prevenir hemorragias uterinas: ya que los ácidos omega-6 de las semillas de lino son en parte sintetizados en ácidos gamma-linolénico que a su vez estimula la producción de prostaglandina 1 (PGE1)
  • Buen aliado en la Menopausia: y como preventivo del cáncer de seno ya que posee fitoestrógenos, llamadas Lignanos, en una proporción de 75 a 800 veces más que en cualquier alimento. Al favorecer el equilibrio hormonal diferentes trabajos señalan sus propiedades anticancerígenas, favorece la disminución de las lipoproteínas LDL, inhibe la pérdida de masa ósea y compite con los estrógenos ováricos en los receptores mamarios. Su fibra (mayor efecto pues tomando la semilla) captura aquellos estrógenos no útiles y los elimina vía intestinal evitando que se acumulen en el seno. También el hecho de que el aceite de lino o linaza sea rico en omega 3 ayuda a combatir el exceso de Prostaglandinas del tipo 2 que son fuertemente inflamatorias, con una gran capacidad de acumulación en los conductos mamarios y por tanto consideradas como cofactores en los procesos neoplásicos, especialmente en las mamas.
  • Previene la diabetes, se ha visto que la falta de grasas poliinsaturadas en la dieta, favorece la aparición de diabetes en los adultos. Las semillas de lino son ricas en lignina y Omega 3, sustancias que mejoran los niveles de azúcar en sangre. Un estudio anual realizado por la Academia De Ciencias de Nueva York, sugiere que las dietas altas en ácidos grasos Omega 6 favorecen la resistencia a la insulina, pero si se compensa con la ingesta de Omega 3 se puede restablecer la sensibilidad.
  • Combate la aterosclerosis.
  • Previene la agregación plaquetaria.
  • Enfermedades de la piel (psoriasis, acné, etc.)
  • Disminuyen la producción de citoquinas proinflamatorias en células del sistema inmunitario.
  • Alivia la inflamación de la piel y articulaciones.
  • Propiedades emolientes y laxantes.
  • Diuréticas.
  • Antiinflamatorias gastrointestinales.
  • Alivian la nefritis y cistitis.
  • Calmantes de las inflamaciones de las vías respiratorias, digestivas y urinarias.

 

Información nutricional del aceite de lino o linaza

18 % de ácidos grasos monoinsaturados.

9 % de ácidos saturados.

72 % de ácidos poliinsaturados (De los cuales del 45 al 65 % son ácidos grasos omega 3 y del 12 al 20 % son omega 6)

La semilla de lino contiene cinco veces más de ácido graso a-linolénico (omega-3) que cualquier otro alimento vegetal.

Aporta Lignanos, proteínas y fibra a los alimentos.

 

Aceite de lino, cáncer y la dieta Budwig

El aceite de lino forma, de una manera especial, parte de la dieta Budwig contra el cáncer. La doctora Budwig (1908-2003), bioquímica alemana, siete veces nominada para el Premio Nobel, por sus estudios sobre los ácidos grasos poliinsaturados, recomienda una dieta que, según su experiencia ha tenido muy buenos resultados en la lucha contra el cáncer. Además de una dieta rica en alimentos crudos la doctora Budwig recomendaba una mezcla a base de aceite de lino y requesón para conferirles mayor biodisponibilidad.

La razón de esta mezcla está en sobrecargar al máximo el tejido intersticial con ácidos grasos polinsaturados de carga negativa en altísimas dosis porque así permitía recobrar electrones a la membrana celular con lo cual se consigue una mayor oxigenación de la célula. El aceite de lino tiene muchísima afinidad por el oxígeno; por eso es tan fácilmente oxidativo. Además la doctora nos recuerda que los ácidos grasos esenciales tienen carga eléctrica negativa, necesaria para poder absorber el oxígeno. Sin embargo, si estos se hidrogenan cambia su polaridad afectando a la fluidez de las membranas celulares endureciéndola e impidiendo el intercambio necesario de nutrientes y oxígeno. Resumiendo si el organismo carece de estos ácidos grasos esenciales las células se cancerizan. De modo que la doctora Budwig recomendaba tomar mucho aceite de lino, en un combinado especial con requesón, gracias al papel fundamental de atracción en el oxígeno necesario para la elaboración de ATP, la molécula que suministra energía a todo el organismo. De esta manera se provoca la apoptosis de las células cancerosas.

 

El aceite de Lino debe guardarse en la nevera ya que tiende a ponerse rancio.

 

COMPRAR AQUI

 

 

 

El aceite de Lino o Linaza y sus Propiedades

Me encantan tus preguntas y comentarios