Inicio Naturopatia En que consiste una crisis de Sanación

En que consiste una crisis de Sanación

1
383

La desintoxicación tiene por objeto rejuvenecer la mente y el cuerpo y repercutir positivamente en el bienestar y la claridad. Sin embargo, a veces la reacción inicial a un programa de desintoxicación puede ser poco agradable.

El proceso de curación a veces incluye una crisis de curación, también conocida como reacción de desintoxicación, reacción de limpieza o reacción de Jarisch-Herxheimer.

Durante una crisis de sanación, podemos sentirnos incluso peor que antes de comenzar a “sanarnos”.

La buena noticia es que esta reacción es probablemente una señal de estamos mejorando a través de una profunda limpieza.

¿Qué es una crisis de sanación?

Las toxinas que se acumulan en el cuerpo humano representa un riesgo importante para nuestra salud; entre ellas, en contramos químicos, colonias de bacterias y sus correspondientes metabolitos tóxicos.

Estas sustancias nocivas se encuentran por todo el cuerpo: en la sangre, la orina, los tejidos y los órganos, así como en la leche materna y en la sangre del cordón umbilical. Pero, tienden a acumularse en los tejidos, especialmente en el tejido graso.

Cuando limpiamos el cuerpo, esa toxinas se desprenden y las bacterias mueren y liberan endotoxinas. Eliminar tales toxinas del cuerpo es una parte vital de permitir la reparación de células dañadas y el tejido.

Cuando las toxinas y los desechos son desalojados, el cuerpo comienza a “lavarlos” a través del torrente sanguíneo para poder ser filtrados y eliminados.

Esta circulación repentina de toxinas puede afectar temporalmente nuestro bienestar y puede hacer que aparezcan síntomas parecidos a los de una enfermedad (sudoración, fiebre, malestar, etc.) como respuesta del cuerpo a las endotoxinas liberadas.

 

¿Qué son las endotoxinas?

Las endotoxinas son unas sustancias que liberan los agentes infecciosos, como microbios, bacterias,  virus e infecciones por hongos al morir y que provocan una respuesta inflamatoria sistémica. Estos compuestos circulan e interfieren con los procesos biológicos normales, como activación de la actividad de los macrófagos y estimulación de otras respuestas inmunes inflamatorias.

Esta reacción adversa se observó por primera vez después del tratamiento de la fiebre tifoidea, donde la dosis completa de terapia con antibióticos causó la liberación repentina y potente de endotoxinas. >El resultado fué un empeoramiento temporal de la enfermedad antes de la curación como resultado de la liberación de estos compuestos proinflamatorios. Y es lo que se conoce como reacción de Jarisch-Herxheimer.

Cuanto mayor sea el número de organismos infecciosos muertos, se experimentarán efectos secundarios más graves como resultado de la liberación de las endotoxinas.

Afortunadamente, a medida que vamos eliminando los patógenos, la cantidad de endotoxinas se va reduciendo y aparece una mejoría en los síntomas.

 

¿Cuáles son los síntomas de una crisis de sanación?

Las indicaciones de que estamos experimentando una crisis de sanación pueden incluir escalofríos, fiebre, rubor, presión arterial baja, dolor de cabeza y dolor muscular y muchos de ellos, muy parecidos a los que solemos experimentar durante una gripe.

Pero, también puede ocurrir, que aparezcan síntomas de enfermedades que tuvimos hace tiempo y que ya habiamos hasta olvidado.

Los síntomas de una crisis de sanación varían de una persona a otra pero suelen incluir:

  • Fatiga
  • letargo
  • insomnio
  • Diarrea
  • flatulencia 
  • Dolores
  • Fiebre baja
  • sentimientos de ira y depresión
  • Ansiedad
  • Cambios de humor
  • Náuseas y vómitos
  • Irritaciones en la piel y erupciones cutáneas
  • Congestión nasal
  • Estreñimiento
  • Presión arterial baja
  • sudores nocturnos
  • Escalofrios


Estos síntomas, pueden persistir durante unos pocos días, lo habitual suelen ser 3, pero pueden persistir semanas dependiendo de la carga tóxica de cada individuo.

Por ejemplo, una persona que tiene una enfermedad durante varios años, es probable que experimente efectos secundarios más graves, que una persona que realiza una desintoxicación de rutina.

 

 

¿Cuánto dura una crisis de sanación?

Una crisis de sanación,  generalmente dura alrededor de tres días, dependiendo del individuo y la gravedad de su situación. Cuanto más grave sea la toxicidad, más intensa será la crisis de curación.

A medida que nuestro cuerpo comienza a expulsar las toxinas, la energía puede disminuir y podemos comenzar a sentirnos enfermos.

Si estás llevando a cabo un tratamiento depurativo y esto sucede, tómalo como una señal de que tu cuerpo está trabajando para eliminar las toxinas y los residuos.

 

 


¿Qué más puede causar una crisis de sanación?


A veces ni siquiera necesitamos comenzar un protocolo de limpieza para experimentar una crisis de sanación.

Muchos de vosotros me llamais asustados cuando vais a la playa y sufris de extraños síntomas, también si os haceis reflexología podal, masajes de drenaje linfático, saunas y diferentes terapias.

Otro caso muy curioso y que siempre me preguntais, es que los alimentos fermentados anti-inflamatorios, el yogurt, kefir, chucrut, etc; también puede desencadenar una crisis de sanación en personas que habitualmente comen mucha comida basura y azúcares artificiales. Esta respuesta es un efecto llamado acidosis metabólica, resultante del exceso de porqueria azucarada y sus efectos tóxicos resultantes en el cuerpo.

Todas estas cosas, suelen movilizar las toxinas y provocar una crisis de sanación, con la consiguiente sanación.

 

 

¿Que hacer durante una crisis de sanación?


Lo primero, tener presente que los síntomas son temporales y son una señal de que tu cuerpo se está limpiando de patógenos y toxinas que podrían derivar en enfermedades. Y luego podemos aplicar esta serie de trucos para minimizar sus efectos:

 

Consumir hierbas amargas:

Como el jengibre, el cardo mariano, el cilantro y la alcachofa, ya que ayudan a reducir los niveles de azúcar en sangre y a combatir la inflamación. Estas hierbas limpian el tracto digestivo, estimulan la función de la vesícula y del riñón y mejoran las vías de desintoxicación de la sangre.

 

Dormir lo suficiente:

Cuando el cuerpo está combatiendo una enfermedad, necesita dormir de 10 a 12 horas diarias. Esto permite que las funciones primarias del proceso de curación tomen el control, ya que, nuestra energía no se está utilizando para otras funciones, como el pensamiento cognitivo o la digestión.

El sueño también es esencial para reducir el cortisol, el dolor y el estrés que causa la inflamación y frena el proceso de reparación.

Tomar probióticos:

Los probióticos estimulan las vías de desintoxicación aumentando la motilidad intestinal y neutralizando las endotoxinas. Entre ellos considera el tomar:

  • Pepinillos
  • kefir de coco
  • kombucha
  • suero fermentado
  • kimchi
  • Chucrut
  • Miso
  • Yogur natural ecologico

 

Tomar limón o Vinagre de sidra de manzana:

Medio limón exprimido o 2 cucharadas de vinagre de sidra de manzana en un vaso de agua en ayunas tienen poderosas habilidades de curación, ya que son ricos en antioxidantes y polifenoles que aumentan el sistema inmunológico y matan los microbios que habitan el tracto digestivo.

 

Carbón activado:

Tiene la capacidad de absorber varias toxinas y evitar que el cuerpo las reabsorba, es eficaz en la eliminación de los venenos que causan inflamación y daño tisular y una buena opción al lavado gástrico que hacen los médicos ante drogas nocivas y toxinas.

 

Beber mucha agua:

El agua es el componente principal del cuerpo humano y ayuda a eliminar los desechos tóxicos y las sustancias que causan inflamación mediante el lavado de órganos y las vías de desintoxicación como el sistema linfático.

Beber un trago de agua mineral o de manantial cada 15 minutos es una gran manera superar una crisis de sanación.

Comer alimentos con azufre:

El ajo y las cebollas se han utilizado durante mucho tiempo para prevenir y tratar las infecciones bacterianas.

Estos alimentos contienen azufre, el cúal, aumenta el glutatión. También contienen quercetina que en combinación con el azufre, suprime dramáticamente la inflamación, mejora la desintoxicación y disminuye las endotoxinas circulantes en la sangre y los tejidos.

Beber caldo de huesos:

Es una excelente manera de ayudar al cuerpo a combatir la inflamación y aumentar la salud del sistema inmunológico.

Podemos hacerlo a partir de huesos de pollo orgánicos, huesos de cordero o de vaca, que nos ayudaran a solucionar a mejorar nuestra salud intestinal.

El caldo de pescado contiene glicina y prolina que son necesarios para luchar contra las infecciones virales y bacterianas.

Y el caldo de verduras aumenta el magnesio y la vitamina D que son fundamentales para la curación.

Una buena idea es combinar pollo con verduras o lo que se nos vaya ocurriendo para aprovechar todos los beneficios.

 

Podemos buscar un quiropráctico:

Recibir ajustes regulares puede mejorar nuestro sistema inmunológico, de manera que pueda repararse naturalmente.

El ajuste de la columna vertebral elimina las interferencias que dificultan la comunicación del sistema nervioso central. Un quiropráctico puede ayudar a nuestro cuerpo a defenderse y repararse del daño inflamatorio infligido por el estrés de las endotoxinas.

 

Ninguna de las soluciones que aquí proponemos sirven como alternativa al tratamiento medico que pueda estar siguiendo, solamente proveemos información sobre algunos suplementos minerales y complementos nutricionales que pueden ayudarle a mejorar y aliviarle de los efectos secundarios de su tratamiento. No abandone nunca su tratamiento y consulte con su medico sobre tomar complementos alimenticios.

1 COMENTARIO

Me encantan tus preguntas y comentarios