Los Alkilgliceroles y sus Propiedades

alkilgliceroles

A principios de los 50 una médica sueca logró aumentar los glóbulos blancos de niños enfermos de leucemia, con extractos de médula ósea de terneros. Mas adelante su esposo el Dr. Brohult, pudo aislar los compuestos activos que generaban tal acción benéfica: los alkilgliceroles.

Propiedades de los Alkilgliceroles

Los alkilgliceroles fueron descubiertos en el año 1922, al aislarlos del aceite de hígado de tiburón.

El aceite de hígado de tiburón, es conocido desde hace siglos por los Escandinavos por sus efectos cicatrizantes en la piel y también en la prevención de enfermedades. Se sabe que casi todas las familias de tiburones poseen una resistencia extraordinaria a las infecciones y a los tumores.

En posteriores investigaciones se pudo observar que los alkilgliceroles estaban presentes en la leche materna y en la médula ósea de diferentes mamíferos, pero en donde se encontraban en mayor concentración era en el hígado de un tiburón de Groenlandia llamado tiburón dormilón o Somniosus Microcephalus y en la Chimaera Monstrosa.

Siguieron así más de 50 años de estudios científicos en los centros más destacados del mundo, que reportaban la activación de células del sistema inmunológico, como los macrófagos, los linfocitos T y por sobre todas las cosas, la inhibición por parte de los alkilgliceroles de la proteinkinasa C, esencial para la proliferación tumoral.

Dentro de los potentes factores inflamatorios que se encuentran involucrados, por ejemplo en la psoriasis y la artritis reumatoidea, existe uno que denominamos FAP (Factor de Activación del Plasminógeno). Esta sustancia FAP generada por nuestro organismo es una grasa o lípido con alto poder dañino, y a que actúa sobre zonas de nuestro cuerpo (piel, articulaciones, arterias , etc.) agravando el proceso inflamatorio. Se ha comprobado la acción del FAP en numerosas enfermedades inclusive aquéllas que lesionan el sistema cardiovascular.

Los alkilgliceroles son grasas con estructura química similar al FAP y otros agentes de la inflamación, por lo tanto compiten ocupando las zonas de impacto preferidas por las sustancias dañinas; de esta manera logran reducir los efectos inflamatorios y modular positivamente el resto de las acciones de los FAP. Los alkilgliceroles son grasas inteligentes a los cuales se les ha considerado una vacuna natural ya que no solo curan si no que tambien previenen.

Beneficios de los Alkilgliceroles

Si bien su uso principal está destinado a apoyar al sistem a inmune en los tratamientos convencionales de cáncer (colon, mama, próstata, etc.) y procesos inflamatorios autoinmunes (psoriasis y artritis), son usados en otro importante número de afecciones.

Los alkilgliceroles estimulan el Sistema Inmune, optimizando sus funciones encargadas de destruir las células tumorales. Parece claramente demostrado su efecto de estimulación inmunitaria mediante un aumento de la actividad de los macrófagos gracias a la acción sinérgica de los linfocitos T y B. Esto se traduce por un aumento de la fagocitosis y de la producción de los anticuerpos (Dr. R. Firshein 2002).

 

 

Usos de los alkilgliceroles

  •  Estimulación de las defensas inmunitarias con aumento del número de linfocitos, eritrocitos y plaquetas.
  • Actúan como inhibidores de cánceres y tumores.
  • Combaten la disminución de leucocitos normalmente relacionada con la quimioterapia y la radioterapia.
  • Reequilibra el terreno asmático o alérgico
  • Mejoran estados inflamatorios como asma, psoriasis y artritis.
  • Eliminan la acumulación de metales pesados del flujo sanguíneo. Son buenos detoxificadores de metales pesados y contaminantes: mercurio, pesticidas
  • Reducen el stress oxidativo, combatiento el efecto de los radicales libres en la piel.
  • Mejoran la cicatrización de heridas y quemaduras.
  • Poseen efectos bacteriostáticos , anti-virales y anti-hongos.
  • Minimizan el riesgo de contraer resfríos, gripes e infecciones crónicas.
  • Modulación de los fenómenos inflamatorios y limitación de las trombosis por inhibición del factor de activación de las plaquetas
  • Aseguran la biodisponibilidad en el cerebro de antagonistas del factor de activación plaquetaria (FAP) y plasminógeno.

 

Estudios sobre los alkilgliceroles

El Dr. Richard Firshein realizó una investigación sobre 9 pacientes con tumores que serían sometidos a cirugía en el Karolins ka Institute de Suecia. Tomó muestras y realizó cultivos de las celulas cancerígenas de dichos pacientes. Luego combinó en esos cultivos agentes quimioterápicos y los alkilgliceroles. Estos últimos potenciaron los efectos de los quimioterápicos en todos los casos. El recuento de células cancerosas se redujo notablemente en 6 de los cultivos, y el 90% de los tumores fueron erradicados.

Creen que el proceso por el que se produce este efecto es porque observaron que las células tumorales concentran alkilgliceroles en una proporción de 10 a 100 veces mayor que el tejido normal. Se sospecha que las células cancerosas carezcan de enzimas para descomponer los alkilgliceroles. En cierto sentido los alkilgliceroles “taponan” y ahogan las células del cáncer, haciendo que a éstas les resulte más difícil reproducirse. Otra respuesta sugiere que los alkilgliceroles estimulan fuertemente el sistema inmunológico.

Varios equipos científicos han sugerido que los alkilgliceroles tienen un papel en el crecimiento de las células sanguíneas y en particular en las implicadas en el Sistema Inmunitario.  Es un hecho que estimulan la producción de glóbulos blancos en la médula ósea. Además son potentes estimulantes de los macrófagos (aumenta la fagocitosis) y aumentan la producción de anticuerpos por parte de los linfocitos B (Ngwenya y al, 1991).

Cuando se estudió el cáncer de cuello de útero en 1986, hubo un 29% de regresión en el crecimiento tumoral de las pacientes que habían tomado 250 miligramos de alkilgliceroles al día. Anteriormente, Astrid Brouholt publicó un estudio en Acta Obstetricia et Ginecológica Scandinavica informando como 250 mg. al día de alkilgliceroles, dados una semana antes de la radioterapia para el cáncer de cerviz, reducían el daño a los tejidos, y otro estudio de 1986 informaba de tasas de mortalidad reducidas y una respuesta inmune mejorada.

El Dr. R. Firshein contó con una subvención de la Academia Regia en el Instituto Karolinska de Suecia para realizar una prueba con nueve pacientes de cáncer que estaban pasando por cirugía. Cultivaron sus células cancerosas y utilizando una técnica llamada citoimpresión fluorescente, consiguieron que estas se desarrollaran en placas de Petri individuales. Luego las trataron con quimioterapia y alkilgliceroles. Las conclusiones tras el estudio fueron que: en todos los cultivos cancerosos ensayados, los alkilgliceroles potenciaron el efecto de la quimioterapia. El recuento de células cancerosas de seis pacientes se redujo espectacularmente, y el 90% de los tumores fueron erradicados; otros tres mostraron un aumento en la sensibilidad a la quimoterapia.

Otros estudios de interés han demostrado su actividad antibacteriana (Ved y al, 1984, Brissette y al, 1986), antifúngica (Hellaren y al, 1978), antibiótica (Smith y Djerassi, 1987; Carballeira, 2002) y pueden reducir la infección y la replicación del VIH cambiando la conformación del sitio viral (Marasco y al, 1991).

 

Explicaciones plausibles del efecto antitumoral

  • Efecto antiangiogénico, por inhibición de la proliferación de las células endoteliales (Gopinath y al, 2002)
  • Pueden penetrar en los fosfolípidos membranarios de las células tumorales pulmonares e inhibir de manera “dosis-dependiente” su crecimiento (Pedrono y al, 2002)
  • Los alkilgliceroles pueden agruparse en vesículas (algosomas) y trasportar medicamentos que superen la barrera hematoencefálica (Unger y al, 1984).

 

Los Alkilgliceroles y la Inflamación

Dentro de los potentes factores inflamatorios que se encuentran involucrados, por ejemplo en la psoriasis y la artritis reumatoidea, existe uno al que llaman FAP (Factor de Activación del Plasminógeno). Esta sustancia FAP generada por nuestro organismo es una grasa o lípido con un alto poder dañino, ya que actúa sobre zonas de nuestro cuerpo (piel, articulaciones, arterias, etc.) agravando el proceso inflamatorio.

Se ha comprobado la acción del FAP en numerosas enfermedades inclusive aquéllas que lesionan el sistema cardiovascular.

Los alkilgliceroles son grasas con estructura químic a similar al FA P y otros agentes de la inflamación, por lo tanto compiten ocupando las zonas de impacto preferidas por las sustancias dañinas; de esta manera logran reducir los efectos inflamatorios y modular positivamente el resto de las acciones de los FAP.
Los alkilgliceroles llamadas también “grasas inteligentes” no solamente desempeñan un rol curativo sino de prevención. Son considerados una “vacuna natural” (Dr. P. Pugliese)

 

Contraindicaciones y efectos secundarios de los alkilgliceroles

Los mismos que el aceite de oliva o cualquier otro aceite de pescado, es decir prácticamente nulos salvo alergias al pescado.

 

 

ENCONTRAR AQUI

 

Los Alkilgliceroles y sus Propiedades

Me encantan tus preguntas y comentarios