Remedios Naturales

Remedios Naturales para El Hipotiroidismo

El hipotiroidismo es una condición relacionada con la glándula tiroides, en la cúal esta glándula, no es capaz de liberar las hormonas tiroideas correctamente. En circunstancias normales, esta glándula libera muchas hormonas importantes, que viajan por el torrente sanguíneo y así poder llegar a los receptores que se encuentran por todo el cuerpo, de manera que una alteración de la función tiroidea puede causar notables problemas de salud generalizados.

 

¿Que es el hipotiroidismo?

La Tiroides, se considera una glándula maestra, que además de producir hormonas muy importantes, ayuda a controlar el proceso de convertir los nutrientes de los alimentos en energía utilizable por nuestro cuerpo.

Debido a que la glándula tiroides juega un papel importante en el metabolismo, una disfunción en la misma, puede terminar afectando a casi todas las partes del cuerpo, incluyendo los niveles de energía y la capacidad de quemar calorias.

Una de las hormonas que produce, ayuda al hígado a descomponer el colesterol y estimula las enzimas necesarias para controlar los niveles de triglicéridos, por lo que una deficiencia de la función tiroidea puede acarrearnos muchos problemas de este tipo.

La glándula tiroides ayuda a regular los mensajeros químicos llamados neurotransmisores que controlan nuestras emociones y señales nerviosas, por lo que una tiroides desequilibrada puede incluir cambios repentinos de humor, problemas de depresión, ansiedad, insomnio, baja inmunidad y un metabolismo lento. Esencialmente cuando la tiroides esta funcionando a un nivel más bajo, nuestro metabolismo se ralentiza, lo que podría significar que siempre nos sintamos cansados o que nos cueste perder peso.

 

 

Sintomas del Hipotiroidismo

Para averiguar si lo padecemos, su médico debe realizarle un análisis de sangre para comprobar los niveles de las hormonas conocidas como T4 (tiroxina) y THS (hormona estimulante de la tiroides). El hipotiroidismo se diagnostica cuando la TSH es alta. A veces la TSH puede ser alta, pero la tiroides puede seguir produciendo suficientes hormonas, por lo que esta condición se conoce como hipotiroidismo leve, que no deja de ser la primera etapa de la enfermedad y si no se trata terminará en un hipotiroisimo severo.

Algunos de los síntomas comunes del hipotiroidismo incluyen:

  • Cambios en el metabolismo,
  • Rigidez, sensibilidad e hinchazón en las articulaciones
  • Problemas en la función del corazón,
  • Problemas de digestión y estreñimiento,
  • Falta de energía,
  • Cambios de apetito,
  • Problemas de sueño,
  • Aumento de peso,
  • Depresión.
  • Fatiga
  • Ansiedad
  • Infertilidad
  • Cambios del estado de ánimo,
  • Problemas de crecimiento en cabello, piel y uñas y pérdida de pelo .

 

 

Causas del hipotiroidismo

De acuerdo con algunas estimaciones, el 40% de la población sufre de algún tipo de función tiroidea baja. Las mujeres, son el grupo más susceptible de desarrollarlo. Las personas de edad avanzada o que tienen otras enfermedades autoinmunes existentes – como la diabetes tipo 1, artritis reumatoide y la enfermedad celíaca, por ejemplo – están en un mayor riesgo.

Entre sus posibles causas mas comunes podemos encontrar:

 

1. Trastornos inflamatorios de la tiroides

La causa más común de hipotiroidismo en los países desarrollados es una condición llamada tiroiditis de Hashimoto. Esto se produce la cuando la tiroides se inflama y se considera que es de naturaleza autoinmune, es decir, el cuerpo comienza a producir anticuerpos que atacan la glándula tiroides.

Esto sucede porque por error, el sistema inmune piensa que las células de la tiroides no son una parte del cuerpo, por lo que intenta eliminarlas antes de que puedan causar daño o enfermedad, causando así inflamación generalizada, lo que puede dar lugar a muchos problemas diferentes.

 

2. Mala alimentación (especialmente carente de yodo y selenio)

Una dieta baja en alimentos ricos en nutrientes, sobre todo en yodo y selenio (que son minerales esenciales para la función tiroidea) aumenta el riesgo de trastornos de la tiroides. La glándula tiroides necesita los necesita para producir los niveles adecuados de hormonas tiroideas.

3. Síndrome de intestino permeable

Un ambiente intestinal poco saludable puede contribuir a las deficiencias de nutrientes y aumentar la actividad autoinmune en el cuerpo. La inflamación intestinal puede ser provocada por alergías o sensibilidad a algún tipo de alimentos, entre los que pueden estar el gluten y los productos lácteos. Otras causas de un intestino dañado pueden ser altos niveles de estrés, sobrecarga de toxinas o desequilibrios bacterianos. Cuando tenemos permeabilidad intestinal ampliada, se escapan del intestino pequeñas partículas, que normalmente están atrapados dentro del mismo, y comienzan a filtrarse al torrente sanguíneo, creando una gran variedad de síntomas y posibles trastornos autoinmunes.

4. Embarazo

En algunas ocasiones, durante el embarazo, algunas mujeres comienzan a producir niveles muy altos de hormonas tiroideas, seguido de una disminución muy rápida. Esta condición se conoce como la tiroiditis postparto. Por lo general, después de dar a luz la condición desaparece tal como vino.

5. El estres

Altos niveles de estrés emocional se sabe que empeoran y contribuyen a causar inflamación en nuestro organismo y pueden llegar a desajustar las hormonas. El estrés puede elevar los niveles de cortisol y adrenalina, lo que perturba la función neurotransmisora ​​y empeora los síntomas de la enfermedad de la tiroides.

6. La inactividad y la falta de ejercicio

Tanto el ejercicio como una dieta saludable son importantes para controlar el estrés crónico y las funciones neurológicas relacionadas con las hormonas. Las investigaciones muestran que las personas que hacen ejercicio regularmente, por lo general duermen mejor, manejan el estrés mejor y mantienen un peso saludable. Y además parece reducir la posibilidad de padecer hipotiroidismo.

7. Desequilibrios hormonales

En algunas personas, aunque suele ser bastante raro, un trastorno en la glándula pituitaria puede causar cambios en la función tiroidea, ya que esta segrega una hormona la TSH, que es la encargada de estimular la tiroides.

8. Genética

Aunque no es una causa muy frecuente, a veces los recién nacidos nacen con una disfunción de la glándula tiroides, una enfermedad genética llamada hipotiroidismo congénito. Algunas pruebas indican que esta situación puede darse si el padre o la madre padecen la enfermedad autoinmune.

 

 

Tratamiento para el hipotiroidismo

El tratamiento es médico a base de tiroxina artificial para suplir la que no producimos, pero a parte de eso hay una serie de medidas que podemos adoptar para que no hayan más problemas enel resto del organismo

El primer paso en el tratamiento del hipotiroidismo es la eliminación de los efectos y las causas de la disfunción tiroidea: tales como la inflamación, el uso excesivo de medicamentos, deficiencias nutricionales, y los cambios en las hormonas debido al estrés. Una dieta centrada en eliminar los alimentos que causan inflamación y reacciones inmunes y que se centra en los alimentos que nos ayuden a sanar el tracto gastrointestinal, a recuperar el equilibrio hormonal y a reducir la inflamación, será una gran aliada.

 

 

Alimentos prohibidos para el Hipotiroidismo

Goitrogenos – Los goitrógenos son unas sustancias que de forma natural contienen algunos alimentos y que intervienen en la tiroides haciendo que esta funcione de forma más lenta. El que más tiene es la soja pero también los encontramos en el brócoli, la coliflor, el repollo, la col rizada y las coles de Bruselas. La soja podemos eliminarla de nuestra alimentación pero las cricíferas si queremos comerlas, lo haremos al vapor durante 30 minutos momentos antes de consumirlas y en pequeñas cantidades.

Agua del grifo – Contiene flúor y cloro que pueden inhibir la absorción de yodo. Aunque ingiramos una buena cantidad de yodo en la dieta, significa que todo el mundo sea capaz de absorber y utilizar este mineral.

Gluten – Muchas personas con problemas de tiroides son tan sensibles al gluten que se les ha producido el hipotiroidismo por este problema. El gluten se encuentra en el trigo, centeno y cebada productos.

Lacteos – los productos lácteos puede ser problemáticos para la tiroides, evite los lácteos pasteurizados, tomela de cabra.

Azúcar – puede alterar el equilibrio hormonal necesario para el metabolismo. Las personas con problemas de tiroides tienen dificultades para perder peso, y dado que la tiroides es una glándula clave para el equilibrio hormonal y el metabolismo, lo mejor es evitar el azúcar, ya que puede contribuir a trastornos hormonales, fatiga, cambios de humor, depresión y aumento de peso.

Harinas refinadas – Cualquier comida hecha con carbohidratos refinados, como la harina de trigo, tiene un impacto negativo en los niveles de hormonas y puede contribuir al aumento de peso. En estos productos se incluye el pan, los cereales, las pastas y todos los productos de panadería y bolleria industrial. Si es posible, eliminar la mayoría de los granos de su dieta, o al menos tratar de limitar en gran medida la cantidad de productos que consume o sustituirla por quinoa o trigo sarraceno.

 

 

Alimentos recomendados para el Hipotiroidismo

Pescado azul salvaje – aportan ácidos grasos omega-3 EPA / DHA, que son esenciales para el equilibrio hormonal y la función tiroidea. Una ingesta equilibrada de omega-3 y omega-6 en la dieta, puede reducir la inflamación y apoyar una función neurológica saludable. Las mejores fuentes naturales de omega-3 para aumentar la actividad de los neurotransmisores son el salmón, la caballa y las sardinas.

Aceite de Coco – proporciona ácidos grasos de cadena media en forma de ácido caprílico, ácido láurico y ácido cáprico que ayudan a mejorar el metabolismo, aumentan la energía y combaten la fatiga. Es fácil de digerir, nutre el sistema digestivo y tiene propiedades antimicrobianos, antioxidantes y antibacterianas. Ayuda a mejorar la inmunidad y puede aumentar la función cerebral, la resistencia y smejorar el estado de ánimo, a la vez que estabiliza los niveles de azúcar en la sangre.

Algas – son una de las mejores fuentes naturales de yodo, ayudan a prevenir la posible deficiencia del mismo que podría perturbar la función tiroidea. La mejor opción son el nori y la dulse.

Alimentos ricos en probioticos – Estos incluyen el kéfir, el kimchi, Kombucha, natto, chucrut y otras verduras fermentadas. Los probióticos ayudan a crear un entorno saludable mediante el equilibrio de la microflora intestinal, ayudando a reducir el síndrome de intestino permeable, posibles deficiencias nutricionales, la inflamación y la autoinmunidad.

Semillas – lino, cáñamo y semillas de chía proporcionan ALA, un tipo de grasa omega-3 que es crucial para mantener el equilibrio hormonal y la función tiroidea.

Agua – El agua ayuda a la hidratación y la función digestiva al tiempo que evita la fatiga, el estreñimiento, la falta de energía y los antojos de azúcar, beber por lo menos un vaso cada dos horas.

Fibra – Las personas con hipotiroidismo pueden tener dificultades digestivas, por lo sería bueno que consumieran entre 30 y 40 gramos de fibra al día. Además, una dieta alta en fibra ayuda a nuestra salud digestiva, mejora la salud del corazón, equilibra los niveles de azúcar en la sangre y ayuda a adelgazar aportando sensación de saciedad. Una manera fácil de aumentar la fibra en nuestra dieta consiste en incluir más verduras frescas, frutas, judias, lentejas y semillas.

Caldo de huesos – contiene los aminoácidos L-prolina. L-glutamina y L-glicina, que puede ayudar a reparar el revestimiento digestivo y mejorar el hipotiroidismo, también contiene numerosos minerales importantes para el tracto digestivo y para prevenir deficiencias de minerales como el calcio, magnesio, fósforo y silicio. Se ha demostrado que ayuda a mejorar la sensibilidad a los alimentos, mejora la energía, combate la fatiga, aumenta la inmunidad, y contribuye a que haya menos dolor en los músculos y articulaciones.

Frutas y Verduras – son ricas en vitaminas, minerales y antioxidantes, necesarios para la lucha contra los radicales libres y la reducción de la inflamación.

 

 

 

Remedios Naturales para el Hipotiroidismo

Ashwagandha – es una hierba adaptógena que ayuda al cuerpo a responder al estrés, manteniendo los niveles de hormonas en equilibrio. Este tipo de plantas, ayuda a reducir los niveles de cortisol y al equilibrio de la T4. De hecho, en ensayos clínicos con una suplementación con Ashwagandha durante ocho semanas aumentaron significativamente los niveles de la hormona tiroxina.

Yodo – esto debe hacerse en pocas cantidades y con la supervisión de un profesional, a ser psoible aportar el yodo a través de la dieta como el pescado, algas, huevos, productos lácteos crudos. No usar un suplemento de Yodo por su cuenta jamas con enfermedad de Hasimoto, ya que podría haber el riesgo de desarrollar de hipertiroidismo. Y en todo caso, si toma alga seca no superar la dosis de 500 mg al día.

Selenio – La tiroides es el órgano con el contenido de selenio más alto de todo el cuerpo, es necesario para la producción de la hormona tiroidea T3. En las personas con enfermedad de Hashimoto y en las mujeres embarazadas con trastornos de la tiroides, la suplementación de selenio reduce los niveles de anticuerpos antitiroideos y mejora la estructura de la glándula tiroides, ya que ayuda a equilibrar los niveles hormonales.

L-tirosina aminoácido utilizado en la síntesis de las hormonas tiroideas. La Tiroxina (T4) se produce de forma natural por la yodación de la L-tirosina, un aminoácido no esencial obtenido tanto de fuentes dietéticas que contienen proteínas, como por síntesis en el cuerpo. La suplementacion con L-tirosina ha demostrado que mejora el insomnio y puede ayudar a combatir la fatiga y el mal estado de ánimo mediante la mejora de la función de los neurotrasnmisores.

El aceite de pescado – Los ácidos grasos esenciales que se encuentran en él, son esenciales para la función cerebral y la tiroides. El DHA y EPA, se asocian con un menor riesgo de síntomas de la tiroides, como ansiedad, depresión, colesterol alto, enfermedad inflamatoria intestinal, artritis, diabetes y un sistema inmunológico deficiente.

Vitaminas del Grupo B – son importantes para la función neurológica y el equilibrio hormonal , La investigación muestra qué la suplementación con tiamina (B1) pueden ayudar a combatir los síntomas de la enfermedad autoinmune, incluyendo la fatiga crónica. En un estudio clínico, los pacientes con Hashimoto al recibir 600 miligramos por día de tiamina, experimentaron en muchos de ellos una regresión completa de fatiga en pocos días. La vitamina B12 es otro nutriente importante para combatir la fatiga, ya que beneficia el sistema nervioso central en muchos aspectos importantes: mantenimiendo la salud de las células nerviosas (incluyendo los neurotransmisores), protegiendo la cubierta de los nervios (mielina) y convirtiendo los nutrientes de los alimentos en energía utilizable para el cerebro.

Probioticos – pueden ayudar a curar el intestino permeable y mejorar la absorción de nutrientes al tiempo que reducen la inflamación del cuerpo. Aumentan el sistema inmune, y la producción de la vitamina B12, lo que reduce el crecimiento bacteriano o viral en el intestino, como la cándida, mejora la salud de la piel, y ayuda con el control del apetito y la pérdida de peso.

 

 

Aceites esenciales para el Hipotiroidismo

Pruebe a frotar de 2 a 4 gotas de una mezcla de aceite de melisa y mirra en la zona de la tiroides, en los dedos gordos del pie y en las muñecas varias veces al día. Para combatir el dolor muscular o de las articulaciones, probar un baño relajante usando aceites de geranio, clavo, mirra y melisa.

Para combatir la fatiga, use una combinación de aceites de menta, limón y pomelo´.

Para mejorar el estado de ánimo y reducir la ansiedad o irritabilidad, el uso de manzanilla, incienso y aceite de lavanda, ya sea difundido en su casa o añadido a un baño.

 

Ninguna de las soluciones que aquí proponemos sirven como alternativa al tratamiento que pueda estar siguiendo, solamente proveemos información sobre algunos suplementos minerales y complementos nutricionales que pueden ayudarle a mejorar y aliviarle de los efectos secundarios de su tratamiento. No abandone nunca su tratamiento y consulte a su medico sobre como tomar complementos alimenticios.

Me encantan tus preguntas y comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies